Aromaterapia Científica

    La Aromateràpia es la utilización de los aceites esenciales extraídos de las plantas aromáticas, con fines terapéuticos.

    Todas las civilizaciones han utilizado las plantas para curarse: desde India con la medicina ayurvédica, pasando por la China milenaria y Egipto, durante la Edad Media con los boticarios hasta llegar a la actualidad con los remedios caseros naturales de nuestros abuelos y abuelas.

    A partir de la extracción de las esencias de las plantas aromáticas por destilación (Avicena, SXI) se obtienen aceites esenciales puros, muy concentrados, que se usa para diferentes afecciones con intenciones curativas y preventivas.

    A principios del SXX, con la revolución industrial se dejó de lado las sustancias vegetales fitoaromáticas, orientando los esfuerzos hacia la química de síntesis, más innovadora. En Francia, en 1928 Gattefossé estudia las relaciones entre estructura y actividad de los compuestos aromáticos y las propiedades que presentaban estos aceites esenciales. En1964, Valnet comienza a publicar sobre la eficacia de la Aromaterapia. En 1975 aparece el concepto de quimiotipo (Frachomme): la composición bioquímica estudiada que da las propiedades terapéuticas a los aceites esenciales informando sobre las moléculas que son biológicamente activas en patologías clínicamente estudiadas, permitiendo reducir los fracasos terapéuticos y disminuir los efectos secundarios o el riesgo de toxicidad. Aquí comienza la Aromaterapia Científica y Médica. El quimiotipo es importante pues, una misma planta aromática definida botánicamente, sintetiza una esencia que será bioquímicamente diferente en función del biotopo en el que se desarrolla (tipo de suelo, altitud, condiciones climáticas, vegetaciones vecinas, ..). La planta ofrecerá aceites esenciales totalmente diferentes en función del lugar de recolección o de origen, época de extracción, el período vegetativo en que se recolecta, ... variando los quimiotipos y las diferentes actividades terapéuticas.

     

     Acción de los aceites esenciales
     Se absorben fácilmente a nivel cutáneo, pasando a circulación sanguínea.

    Por vía inhalatoria, los quimiorreceptores de l'epitel.li olfativo captan las moléculas aromáticas y las transmiten directamente al cerebro, el centro olfatorio está situado en el sistema límbico (regulador de las emociones); también los pulmones pasan al torrente circulatorio y de aquí a todo el organismo. Por vía sublingual, la absorción es rápida pues existe una red vascular importante. La vía oral también se utiliza, siendo posible aparición d'intol.lerancia a nivel digestivo con algún aceite esencial.

    Entre los principales efectos terapéuticos destaca: efecto antiinfeccioso, inmunoestimulador, neurotónicos, antiinflamatorio, antiséptico, cicatrizante, relajante del sistema nervioso, antiespasmódico descongestivo, mucolítico, etc...

    La Aromaterapia forma parte de las medicinas holísticas y complementarias, donde la vitalidad de la planta se expresa a través de su aceite esencial influyendo tanto a nivel mental, psicológico, espiritual y físico. La utilización de varias terapias complementarias potencia su efecto.